COVID-19

Quiero saber más sobre cómo preparar a mi empresa para seguir operando. Busco habilitar mi operación remota y garantizar mayor seguridad a quienes aún deben asistir a planta. Para mayor información ponte en contacto con Abril Sherman (abril@gestalabs.com) o déjanos tus datos en este enlace y en breve nos comunicaremos contigo.

5 tips para iniciar tu transformación digital

¿No sabes por dónde iniciar tu transformación digital? Aquí te damos 5 tips que puedes tomar en cuenta para iniciar tu viaje al mundo de los datos.

¿QUÉ ENTIENDES POR transformación digital? Muchas empresas manufactureras que desean iniciar el viaje de industria 4.0 tienen todo tipo de dudas respecto a esta pregunta. Básicamente, se trata de la integración de tecnología en todas las áreas de la empresa, tanto en front como en back office, pero incluye también todo un cambio en la cultura y gestión organizacional como una de las partes cruciales en este proceso. Esto significa que no solo se trata de incorporar máquinas y software, sino de transformar procesos y preparar a la gente para evolucionar de estrategias tradicionales hacia otras más proactivas, ágiles y enfocadas en las nuevas necesidades de los clientes.

A diferencia de las primeras tecnologías industriales, que se centraban en tareas de mecanización y automatización, en la transformación digital actual, las tecnologías de la información tienen un rol protagónico y ayudan a las empresas a transformar sus estrategias, cultura y procesos y crear nuevas oportunidades de negocio. Muchas de ellas se convierten en herramientas inteligentes que no solo ofrecen información, sino que orientan la toma de decisiones con un alto grado de eficacia.

En un estado del arte, pensamos en fábricas 100% conectadas, automatizadas e inteligentes, pero llegar a esto requiere algunos pasos previos. Acá te damos algunos tips que pueden ayudarte a iniciar tu viaje digital.

1. Conócete a ti mismo

La famosa leyenda escrita en el templo de Apolo, en Delfos, tiene un sentido particular en esta era. La primera acción que recomendamos a nuestros clientes es conocer su grado de madurez digital y, quizá, añadir algún punto de referencia o comparación de la industria a la que pertenece y de algunos posibles competidores. Para ayudarse a evaluar esta madurez, las empresas pueden comenzar por preguntarse, por ejemplo, si las máquinas más importantes tienen sensores o están conectadas a internet, dónde se almacena esa información y qué maneras hay de extraerlas. La evaluación de las respuestas puede ayudarnos a determinar el estado digital de una empresa. En Gesta Labs hemos desarrollado un índice de madurez digital mediante el cual ayudamos a que nuestros clientes descubran dónde están parados y qué deben hacer para avanzar de acuerdo con su visión de negocios. Este tipo de índices nos llevarán a determinar, también, cuáles son los pilares clave y los elementos de la madurez, y qué capacidades son nuevas y diferentes en comparación con los negocios habituales.

2. ¿Dónde quieres estar en tres años?

Antes, las compañías solían planear sus estrategias para los próximos 10 o 15 años, pero la velocidad del mundo digital ha reducido estas brechas. ¿Por qué? Piensa en esto: los avances tecnológicos de los últimos tres años, y de los siguientes tres, serán más disruptivos en términos de producción y consumo que lo que sucedió durante el último siglo. Así de vertiginosa es la era digital. Considerando esto y una vez que sabes tu grado de madurez digital, ¿te has preguntado dónde quiere estar tu empresa en los próximos tres años? Esto es importante porque te ayudará a definir la estrategia y, por ende, las prioridades para enfocarte en ello. ¿Qué procesos necesitas implementar para llegar a ello? ¿Qué tecnologías debes incorporar para sostenerlos? ¿Qué aliados estratégicos pueden facilitar tu camino en la Industria 4.0? ¿Qué valor agregado aportarás? ¿Cuál es la estructura de costos de esos nuevos proyectos digitales? Estas y otras preguntas pueden facilitarte el camino.

Piensa en esto: los avances tecnológicos de los últimos tres años, y de los siguientes tres, serán más disruptivos en términos de producción y consumo que lo que sucedió durante el último siglo.

3. El poder de los casos de uso

La tecnología juega un papel clave para las empresas, sin embargo, el uso de cada herramienta tiene un impacto diferente en el nivel de madurez de las capacidades digitales. Y en esta etapa es necesario recurrir a los diagramas de casos de uso. De acuerdo con la consultora IDC, estos permiten enfocar los esfuerzos en la situación actual con la compañía, el mercado y los clientes, así como también las metas, los objetivos y la tecnología requeridos para respaldarlos. La transformación digital “es compleja y significa diferentes cosas para diferentes fabricantes, pero contar con un marco de casos de uso como fuerza orientadora capacitará a la organización para aprovechar el flujo constante de datos de productos, procesos y personas, satisfacer continuamente las necesidades de los clientes y producir productos y experiencias coherentes y de calidad”.

4. No estás solo; por ende, no lo hagas solo

Al igual que tu empresa, la mayoría de las compañías que inician su viaje de Industria 4.0 carecen de experiencia interna, recursos humanos especializados y todo tipo de herramientas para iniciar la transformación. Por ello, la búsqueda de socios especializados en la materia puede ser una opción para reducir la curva de aprendizaje y ganar capacidades y experiencias específicas en procesos que desconoces. Un socio externo, además, puede ayudar a la empresa a descubrir procesos y áreas críticas que ni siquiera imaginas. De igual forma, puede aportar capacidades diferentes para ayudar a la empresa a acelerar su transformación digital, además de compartir nuevos enfoques y mejores prácticas.

5. Prepara a tu fuerza laboral

Términos como transformación digital, Industria 4.0 e inteligencia artificial, no suelen ser muy populares hoy en día en el grueso de la fuerza laboral, sobre todo en la industria manufacturera, donde cada revolución industrial ha sustituido una parte de la mano de obra tradicional por máquinas que hacen trabajos repetitivos y con alta precisión. Por esta razón, quizá tu proyecto de transformación digital se encuentre con una alta resistencia de tus empleados. En este punto debes ser honesto y hablarles claramente sobre los alcances de la estrategia, la visión de la empresa y el rol que juegan tanto la tecnología como los recursos humanos para alcanzar los objetivos. Es importante generar conciencia sobre lo que está sucediendo en el mundo en términos tecnológicos, así como los retos que implica hacer esa transición, pero, sobre todo, exponer los riesgos de no hacerlo. Un mensaje contundente puede eliminar la incertidumbre y generar compromiso honesto por parte de tus empleados.

Tip extra: empieza con proyectos ágiles, ejecutables a corto plazo y que no requieran tanta complejidad. Una gran opción son los MVP, pues se trata de soluciones acotadas en su alcance, pero que sirven de prueba para evaluar los beneficios que hay para la empresa. Con estos elementos estarás listo para iniciar tu viaje digital. La decisión es tuya.